La casa que no espanta

Silvano Aureoles es solo una estrategia para desviar la atención