Conectar, comunicar y convencer

Por Javier Esquivel

Conectar, comunicar y convencer no es solo una metodología para hacer visible la actividad política sino es la base medular para gestionar una comunicación multidireccional entre lo que necesita la gente, lo que interpretan y difunden los medios y los objetivos temporales de todo gobierno o actor político.  

Hoy estos tres actores: La ciudadanía, los medios de comunicación y la clase política son imprescindibles en el ciclo de la comunicación política. La falta de participación o presencia de alguno de ellos simplemente debilitaría a cualquier sistema que se precie de ser democrático.

Hablar de conectar, comunicar y convencer es también entender ese ciclo permanente y coyuntural en el que los tres pilares de la comunicación política se comunican entre sí, aunque muchas veces de forma contradictoria como expresaba Wolton (1995).

Hoy también es cada vez más necesario para los gobiernos y políticos entender que el conectar con la ciudanía y con el elector implica más que el uso de medios convencionales de comunicación o redes sociales con un solo formato.

Pareciera que para la clase política conectar con los ciudadanos es mediante el uso y difusión de imágenes estandarizadas e intentar la cercanía física con el ejercicio territorial de sus funciones.

Anuncios

El conectar implica más que conseguir la foto con adultos mayores o con las y los infantes menores; es ir más allá de realizar repentinamente un taller para mujeres en zonas marginadas aun sabiendo que todos esos públicos conocen el interés político oculto.

Conectar obliga a colocar a la gente en el centro de la comunicación, en conocer sus necesidades, problemáticas y preocupaciones. Es ofrecerles ser su voz, sus manos para ser escuchados y atendidos.

Conectar es ofrecer un espacio de solución y no solo una caja de eco y resonancia de los grandes temas nacionales.

Hoy no se puede conectar con todas y con todos en una sola emisión y en un solo formato en una sola colección de imágenes.

El propio arquetipo del emisor político del mensaje hace que el conectar implique una táctica diferente. Los principios, los valores, los intereses, las necesidades, las problemáticas no son iguales ni por zona geográfica, ni por edades ni por filias o fobias partidistas.

El conectar implica un trabajo de análisis electoral, de segmentación demográfica, de selección estratégica de narrativas y relatos, de generación de mensajes que provoquen emociones de enojo, de esperanza o de castigo.

El prestigio y la reputación, así como la credibilidad del emisor que busca conectar son tres factores que hacen más fácil esa comunión o la nulifican en caso de carecer con dichos valores.

Conectar no solo es un verbo, el saber conectar ahora en una época de masas es un imperativo.

Ahora bien, si conectar con audiencias claves implica técnica y análisis el comunicar amerita dar un paso más allá.

Comunicar no es sinónimo de informar con hechos y datos concretos, no es el solo acto de garantizar el derecho a conocer lo que hacen las autoridades y cumplir con la obligación de rendir cuentas.

Comunicar es buscar consenso y por obviedad eliminar el disenso, es ganar con contenidos de valor noticioso un espacio en la agenda pública tanto en los medios como en las actividades diarias de los ciudadanos.

Comunicar es mantener unido ese frágil lazo de comunicación que se rompe por la divergencia de criterios y diferentes conceptos de lo que es noticia para los medios e importante para la gente.

El comunicar es evitar llenar con anuncios políticos spots e inserciones y con pauta en redes los espacios diseñados para llevar el mensaje correcto y oportuno de lo que sí es y significa tu causa, del valor de tu presencia en una sociedad.

Anuncios

Comunicar es motivar y explicar de manera simple, directa y emotiva el qué gana la gente con tus acciones presentes y futuras. Es el bien cumplir con hechos las expectativas de la gente.

Por su parte, convencer hoy implica desarrollar -a través de la cercanía, confianza y aceptación- esa capacidad para lograr la cooperación o aceptación de los tomadores de decisiones, de la prensa y de la opinión pública.

El convencer es convertir a todas esas audiencias en cómplices importantes de tu proyecto en mutuo beneficio.

El convencer es ir más allá del llamado a la acción. El convencer es lograr resaltar la capacidad de gestión y de movilizar a la gente. Es conseguir una aprobación satisfactoria de las organizaciones, de los activistas sociales por parte de los ciudadanos.

Conectar con la gente, comunicar con dardos de precisión y narrativas adecuas y convencer con resultados y beneficios tangibles e intangibles es cada vez más necesario en un ambiente de polarización y de amplia competencia política por conquistar la agenda pública y los votos ciudadanos. Conectar, comunicar y convencer tu actividad en la política implica metodología experiencia y profesionalismo, pero sobre todo valores, principios, credibilidad y honestidad con tu público, pero sobre todo contigo mismo.

Javier Esquivel

@JavoEsquivel

México. Consultor internacional especializado en comunicación de gobierno, legislativa y campañas electorales. Con más de 20 años de experiencia, ha asesorado gobiernos, parlamentos y partidos políticos en México y América Latina.

Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.