El dedo inquisidor de AMLO

En política, la comunicación no verbal, lenguaje corporal o la kinésica, como algunos la conocemos, es esencial cuando se está frente a una audiencia en una conferencia de prensa, eventos públicos, entrevistas o cualquier escenario público donde se presenten los políticos, y más aún, cuando se trate ni nada más que el presidente de la nación.

El lenguaje corporal no es más que la manera en que nos expresamos sin las palabras. Más de uno no hemos podido disimular nuestra molestia, irritación o inconformidad en algún momento por nuestros gestos, como voltear los ojos hacia atrás, fruncir el entrecejo o torcer la boca.

Más de uno se preguntará ¿y por qué? Es natural que, al contar una historia, platicar o escuchar a alguien utilicemos nuestras manos para darle mayor fuerza o emotividad a algo y, por lo tanto, nuestra postura y velocidad con que lo expresamos adquiere un significado.

Recordemos un poco cuando nos enseñaron que sólo se apunta con el dedo índice a los animales u objetos, no a las personas, ya que sería una falta de educación hacerlo.

Quizá el presidente olvidó esta lección básica, tal vez nunca le fue enseñada o simplemente decide evadirla ya que más de una ocasión desde que se encontraba en campaña electoral, por allá del año dos mil, ha utilizado ese dedo inquisidor cuando arremete contra algún miembro de la oposición, sean políticos o periodistas, que no concuerdan con sus ideas.

Es común que los políticos levanten el puño derecho como muestra de lucha. Un puño es un símbolo popular, de unión durante las protestas, de poder o victoria, sin embargo, al momento que el presidente señala con firmeza hacia el auditorio, es un gesto que golpea, muy molesto de ver cuando alguien está hablando y peor cuando se acompaña con palabras fuertes, sean groserías o un tono de voz alto.

Es una imagen icónica en el presidente, muy adecuada a su persona, retando a la oposición en su lucha incansable contra la corrupción, señalando culpables, acusando a funcionarios corruptos y traidores del pueblo bueno.

Cuando veamos a alguien señalando, como el presidente, con el dedo índice mientras se dirige a nosotros, la audiencia, se proyecta superioridad, una postura de acusación, golpea nuestra percepción de interpretar las cosas.

Sin embargo, cuando esta actitud la vemos en los políticos, funcionarios públicos ¡y el presidente!, sabremos que algo les molesta e incomoda, y actuarán de esta forma a la defensiva.

El presidente ha acusado con tanto fervor a la oposición con mentiras o verdades a medias, engaños y un discurso de intolerancia a quien no comparta su visión de transformar al país. En más de una ocasión ha hecho uso del discurso autoritario donde la voz del presidente es la mayor fuente de información verídica sobre los cientos medios de comunicación y columnistas de opinión.

Es de reconocer que la figura del presidente se ha convertido con el paso de los años en un icono de la lucha social en virtud de los pobres –“primeros los pobres” ha externado‒ y esa imagen, con el puño apuntando con el dedo inquisidor, será recordada por más de un analista de la comunicación no verbal o kinésica como es el caso de un servidor que aquí escribe.

No nos extrañemos si en algún momento observamos de nuevo al presidente, o a cualquier otro político que ha sido incomodado, señalando con saña hacia una cámara; en este caso, estaremos una vez más frente a alguien que se ha sentido ofendido y desea mostrar su autoridad dirigiendo la atención de la audiencia contra la oposición.

Hasta cierto punto, a lo largo del discurso del presidente, se ha dedicado a mostrar la «incompetencia» de los anteriores sexenios, exponiendo actos de corrupción y en un par de ocasiones, ese dedo inquisidor, ha estado, está y seguirá presente por el resto de su carrera política.

 Luis A. Domínguez

@AntDominguez_

México. Politólogo y asesor en Comunicación Política e Imagen Pública

Anuncios
Anuncios
ComPol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .