Sin categoría

Los efectos de la soberbia en la ComPol

En la actualidad existen muchos elementos que obstaculizan a la comunicación: la infoxicación (exceso de información), la carencia de escucha, la pérdida de capacidad de análisis, la monotonía del lenguaje, y hay uno en especial, un sentimiento humano al que poca cobertura se le da: la soberbia.

“El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”

Lord Acton

En la actualidad existen muchos elementos que obstaculizan a la comunicación: la infoxicación (exceso de información), la carencia de escucha, la pérdida de capacidad de análisis, la monotonía del lenguaje, y hay uno en especial, un sentimiento humano al que poca cobertura se le da: la soberbia.

La soberbia es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás, es un sentimiento de superioridad que lleva a presumir de las cualidades o de las ideas propias y menospreciar las ajenas basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del ego o del yo.

Como lo he señalado aquí en otras ocasiones, la comunicación estratégica política tiene por objetivo generar consenso, es decir, ocasionar un acuerdo entre quienes gobiernan y la ciudadanía y así legitimar las acciones de gobierno.

La percepción que se tiene de los políticos es la de individuos que viven en un mundo diferente al de la ciudadanía, alejados y en burbujas rodeadas de personas y situaciones que únicamente fomentan el ego. Y esto se evidencia cuando analizamos los estudios de opinión y vemos que el promedio de aprobación de los presidentes municipales es de 32.4% y de gobernadores 34.6%; donde los senadorespartidos políticos y diputados tienen una confianza baja con una calificación de 5.5, 5.4 y 5.3 respectivamente.

La banalización del quehacer político ha llevado a los políticos a refugiarse solamente en números de popularidad y de acciones que sólo alimentan el ego. La nula escucha y el menospreciar las ideas ajenas han generado una gran barrera de comunicación entre políticos, medios de comunicación y ciudadanía, pues al no estar dispuestos a la retroalimentación cierran cualquier canal que permita escuchar, transmitir cercanía, confianza, aceptación, identidad y legitimidad.

Una clase política ensoberbecida siempre es acusada de culpas y de poca visión de autocritica, que comete errores tan garrafales como la campaña de échale la culpa al PRI. Una narrativa donde los conservadores son culpables de todo, donde el crimen se acabará por arte de magia, donde se convocan ruedas de prensa con ciudadanos con trato diferente, con declaraciones como yo quiero visitantes ricos en mi ciudad, o  ya me cansé de un ex fiscal general, otras inolvidables como ya sé que ustedes no aplauden; o hasta cuando se ve a un diputado federal regalando en la calle tapabocas y gel antibacterial con su nombre ante la emergencia por COVID-19… y muchos actos más que alimentan la “popularidad” pero que públicamente consiguen un rotundo rechazo social.

Y sin dejar de pensar en una solución, debemos exigir la presencia de políticos más humanos que comprendan sus errores, que sepan dar la cara para afrontarlos, que sean capaces de escuchar y aceptar que de las diferencias nace el consenso, que entiendan que son individuos electos para representar a una comunidad, que no pueden aislarse tomando una postura de superioridad y una visión de todólogos, conductas que solo pueden conducirlos al rechazo y a no identificarse con la ciudadanía.


Benji Perfil

Benjamín Ramírez@Benjoix_RP

México. Consultor en comunicación estratégica, máster en marketing político y asesor en imagen política.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: