El poder de la congruencia

por Omar E. Mendiola


Este artículo lleva una dedicatoria especial hasta el cielo. ¡Ahora me leerás desde allá! 


Uno de los factores que resaltan de los grandes líderes es el de ser congruentes entre lo que se dice y en lo que se hace. En tiempos de la era digital es mucho más fácil ser sorprendido en un acto de incongruencia con una simple grabación de voz, un video o una foto, y además, con la influencia de las redes sociales seguramente podría fácilmente ser viral.

En todos los ámbitos es posible encontrar casos dignos de analizarse y la política no es la excepción a la regla. Actualmente, alrededor del mundo, escuchamos discursos carentes de ideas, sin contenido de valor y con objetivos poco viables, medibles y realizables; como bien decía don Jesús Reyes Heroles, “En política la forma es fondo“. 

En el caso específico de México estamos viviendo una época donde un discurso logró sostener un gran apoyo, hasta ahora, pero con muy poco sentido; lleno quizá de buenas intenciones, pero sin una forma clara.

Hay una máxima dentro del medio político que dicta, “percepción es realidad” y quienes hemos tenido la oportunidad de participar en alguna campaña política sabemos que muchas veces resulta cierta, pero también se sabe que es muy complicado manejar la narrativa durante todo un sexenio pues si algún factor se sale de control, se  puede entrar en una desestabilización que podría afectar seriamente a la administración.

Me agrada mucho la idea de una administración austera, pero ojalá esta idea haga que otras intenciones también se materialicen donde los recursos se aprovechen de manera eficiente; ojalá le hagan caso al expresidente Benito Juárez, a quien les encanta citar constantemente, cuando decía: “mis dichos son mis hechos, mis hechos son mis dichos

Es claro que no hay nadie libre de errores, que todos tenemos derecho a equivocarnos, pero también tenemos la obligación de reivindicarnos para mejorar. Ojalá que nuestros representantes políticos entiendan el gran poder de la congruencia, que es un proceso en donde se trabaja cada día; que nos limita, pero que puede mantenernos en el camino de lo esencial, algo que nos permite no perder el enfoque y por tanto lograr que nuestro esfuerzo coseche grandes frutos y que seguramente, puede hacernos reconocidos y admirados, según sea el caso.


Omar Mendiola

@omarmendiola

México. Licenciado en Administración y especialista en Liderazgo y Negociación en la Administración Pública.


ComPol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .